Anterior: clave 2

Clave 3: PROCRASTINACIÓN

Ya sabes que no tienes tiempo para todo, y has puesto “blanco sobre negro” con las cosas que vas a hacer y las que harás después…, si te sobra tiempo.

Bien, pues ahora ha llegado el momento de ponerse a ello, porque entre las cosas que sí tienes que hacer, es probable que haya algunas que no te apetezcan nada de nada. ¿No se te ocurre cuáles son ésas? Pues a mí me viene a la cabeza ahora mismo un par de las que no me apetecen: tomarle la lección sobre los visigodos a los niños, o hacer la comida para toda la semana, congelando en cacharros individuales y ordenando el caos de las ollas.

Seguro que no soy la única a la que le pasa esto, ¿o sí? Quizás a ti te pase con planchar, hacer la colada, limpiar… No sé, cada una somos un mundo, pero de lo que estoy segura, es de que cada una de nosotras tiene cosas que no le apetece hacer. Aunque esté en la lista de las cosas importantes.

Pues bien, aquí aparece lo que nos han dicho siempre los mayores: “primero la obligación y después la devoción”, que ahora lo llaman “no procrastinar”.

¿Y por qué es una clave en la gestión del tiempo?

Pues seguro que lo has adivinado ya, pero te doy una pista más: ¿Cómo te sientes cuando no haces lo que sabes que “tienes que hacer”? ¿Cómo tienes los nervios y la ansiedad cuando no lo haces y lo demoras? ¿Cómo te sientes? La gestión del tiempo se te resiste…

Ahí le he dado, ¿verdad? Porque retrasar lo que “hay que” hacer, te provoca ansiedad, estrés y malestar, y hace que estés más irascible y te sientas peor… Para nada, porque al final toca hacerlo. Así que es una de las claves más importantes, aunque te pueda sonar obvia: hacer antes lo que no te apetece, lo que no quieres, lo que te mueres de pereza y evitas.

Pincha para ver el resto de las CLAVES

Si después de ver el video con las primeras 3 claves, quieres conocer el resto, puedes conseguir tu guía en Amazon.

¿Quieres ayuda personalizada? No lo dudes y agenda una sesión conmigo o apúntate al próximo taller online.

Hay más claves…